Emigrar a Alemania, estilo de vida alemanPara los niños alemanes, ir a la escuela en bicicleta es algo común.  Una observación tan simple se puede hacer en cualquier mañana por las calles de las ciudades de Alemania. A primera vista te choca, porque es diferente a lo que estás acostumbrado/a si vienes de España.

Si tienes pensado emigrar a Alemania, olvídate del potpurrí de costumbres, creencias,  rumores y prejuicios que forman nuestra imagen de este país europeo. Aunque los tópicos siempre van a estar allí, lo importante para ti es probar su estilo de vida, observar lo que hacen las personas que te rodean, entender como piensan y que expectativas tienen. No te propongas metas inalcanzables. No tienes por qué saberlo todo de antemano ni de memoria. Ten paciencia y presta atención al detalle. Estás a punto de vivir algo único, y puede ser lo más auténtico que quieras.

 

Es posible independizarse desde joven

Los jóvenes alemanes suelen independizarse a edades comprendidas entre los 21 y 23 años (mujeres) y 23-25 años (hombres), una franja similar para Gran Bretaña o Finlandia. Este estatus de autonomía personal contribuye a aumentar la auto-confianza y a desarrollar una personalidad en acorde con estos principios.

 

Hacer amigos

La cultura alemana es visiblemente diferente a la española: menos sonrisas, menos conversación, menos besos. La formalidad es parte del carácter alemán, pero si vas construyendo poco a poco el puente de comunicación con  las personas que conoces en base a respeto y confianza, saldrás teniendo un círculo de amigos para siempre.

 

Costumbres sociales responsables

En Alemania, si vas a salir con tus amigos, fíjate en el final de las reuniones. Cada uno paga su parte de consumición. Es una costumbre que se encuentra también en otras partes de Europa central y del este. Puede parecer extraño al principio, pero no se puede negar que es bastante justo. En algunos casos, puede incluso ser más económico.

 

El sentido de la propiedad

Los países latinos tienen un cierto apego hacia la propiedad.  El sentido de pertenecer a una familia, a un barrio, a una ciudad se manifiesta de varias maneras: la gente valora mucho tener un piso, un coche.

Los alemanes están más acostumbrados a alquilar que a comprar. El confort es importante, pero no viene en forma de propiedad. Los alquileres suelen ser de larga temporada. En muchos casos, las viviendas no disponen de cocina, siendo el inquilino él que se encarga de decorar su nueva casa. Se trata de una costumbre arraigada en las condiciones de alquiler de la posguerra, que requerían alquileres de larga temporada, debido a precios altos.


Categories: Alemania, Paises a Emigrar

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.